sábado, 11 de julio de 2015

Micro-Microcuento #10

Una nueva petición de amistad, no era nada raro puesto que había un logro de tener 1 millón de amigos, lo que hacía que el sistema fuera bastante persistente a la vez que aleatorio, algo normal, no le hice caso y seguí jugando normalmente para hacer las diarias. Antes de terminar la última recibí otra petición de amistad, ésta si me pareció algo raro, el nombre y el avatar me resultaban conocidos, evité una vez más caer en la tentación de la causalidad y me fui a dormir sin darle más vueltas.
Al despertar tenía una sensación de dej-vú, un momento repetido,  un recuerdo sobre algo pasado, algo que no sabíamos, las asociaciones que en principio parecían ser aleatoria en el exterior, eran en verdad un patrón dedicado a forjar personas, las cuales recibían las asignaciones de amigos en base a su personalidad. Nada de una simple asignación algorítmica, era una forma de hacer evolucionar al propio ser humano....