sábado, 14 de marzo de 2015

Micro-Microcuento #6

Una luz parpadeaba encima de mi cabeza, moví las manos intentando tocar algo, parecía rugoso, duro, sí, me encontraba tirado en el suelo, con dolor de cabeza y sin poder levantarme.
La noche anterior recibí una llamada anónima que decía tener información sobre la agencia de patentes y su intención de dármela. Llevaba bastante tiempo investigándoles por infracciones en la forma de obtención de datos, se dedicaban a robar la información de los propios cerebros de las personas, cada vez que alguno pensaba o desarrollaba una idea, su cerebro emitía unas ondas específicas que interceptaban y copiaban. En ninguno de los casos se había encontrado vestigio alguno de cómo realizaban el robo, ni que medios usaban para realizar la copia, todo parecía un truco de magia, supongo que me precipité, lo vi fácil y...


¿CONTINUARA?